Valle de Núria

El Pirineo de Girona te reserva sorpresas que tarde o temprano tienes que descubrir. El valle de Núria es una de ellas. El paisaje presenta la forma de una gran olla –muy apreciada por los excursionistas–, con montañas que alcanzan los tres mil metros y protegen un paraje de gran belleza. El santuario, lugar de peregrinación desde el siglo XII, se eleva frente a un lago que resulta ideal para relajarse, y su pista de esquí es tradicionalmente reconocida por los amantes de este deporte.
El acceso al valle ya es todo un espectáculo visual, con el recorrido en tren cremallera que parte de Ribes de Freser o de Queralbs (¡no dejes de visitar estas poblaciones!). Tras mil metros de desnivel, escenarios de vértigo e impactantes saltos de agua llegarás a Núria, donde podrás vivir tu experiencia pirenaica y avistar rebecos, marmotas y águilas reales.