Los 4 mejores caminos de ronda de la Costa Brava para ir con niños

Si queréis vivir una actividad muy especial con niños en la Costa Brava, poneos en marcha: los caminos de ronda os esperan. Os proponemos cuatro caminos de ronda fáciles para los niños, que os llevarán por calas y playas ideales para un baño, por miradores espectaculares y por lugares llenos de sorpresas.

Camino de ronda en Calella de Palafrugell
Entre Calella de Palafrugell y Llafranc, el camino de ronda ofrece algunas de las mejores panorámicas de la Costa Brava, en un ambiente muy familiar y con todo el encanto de un pueblo de pescadores. Además, cuenta con las ventajas de pasar por algunas zonas urbanizadas, donde podéis sentaros a tomar un refresco si os apetece.

El itinerario es perfecto para los niños: fácil, llano y con muchas posibilidades para el baño: la cala del Golfet –a los pies del castillo de Cap Roig– y las playas de Port Pelegrí, Port Bo y Canadell.

Si os animáis a subir hasta el faro de Sant Sebastià, vuestro esfuerzo se verá recompensado con unas de las mejores vistas de la Costa Brava.

 

Camino de ronda en Platja d'Aro y Palamós
El Cavall Bernat, la peculiar roca al norte de la gran playa de Platja d'Aro, ya anuncia que este es un tramo lleno de sorpresas (¡ideales para motivar a los niños!). El camino de ronda os llevará por ruinas romanas, túneles y pasadizos; por playas de arena fina y de pequeñas rocas rojas; por calas de aspecto salvaje; por tramos junto a islotes y arrecifes; por barracas de pescadores, y por muchos miradores y rincones preciosos.

El agua del mar está siempre a pocos pasos. Además de las diferentes calas escondidas, un lugar magnífico para el baño en familia es la playa de Castell, en Palamós, una gran extensión de arena fina sin urbanizar.

 

Camino de ronda en Lloret de Mar
Lloret de Mar es un destino que cuenta con el Certificado de Turismo Familiar, y el camino de ronda es uno de sus muchos atractivos.

Desde la playa de Lloret, en dirección a Blanes, el sendero va subiendo y bajando para regalar rincones como la pequeña cala de Sa Caravera, el mirador con el monumento a la mujer marinera, la cala Banys, los restos del castillo de Sant Joan (s. xi) y la playa de Fenals, muy amplia y con todos los servicios que podéis necesitar.

Al otro extremo de la playa de Lloret, desde el mirador de Mallorca y en dirección a Tossa de Mar, sale un sendero entre la vegetación que avanza siempre con refrescantes vistas al mar. En pocos minutos os llevará a la playa de Sa Caleta, a la cala de Els Frares, a la cala de Trons y a la punta de Els Cabdells. Solo hay que superar algunos tramos de escaleras, aptas para niños que se muevan bien por terrenos abruptos.

 

Camino de ronda en L'Escala
La playa de Riells es una delicia para los niños por su arena fina y su poca profundidad. Desde ahí podéis recorrer el camino que bordea el mar hasta el pueblo medieval de Sant Martí d'Empúries (otro lugar fantástico que visitar). Es un itinerario fácil, que pasa por otras calas y playas y que incluso se puede recorrer patinando o en bici.

En la otra dirección, las mismas indicaciones del sendero GR-92 os llevarán hasta la cala Montgó, pasando por el puerto de L'Escala y por caminos más agrestes con vistas a acantilados de vértigo y al golfo de Roses.

 

Los caminos que antaño servían para vigilar el contrabando se han convertido en una de las mejores ideas para descubrir los paisajes más bellos de la Costa Brava.

CONSEJOS PRÁCTICOS

Los bebés, en la mochila. Algunos tramos son accesibles con cochecitos, pero con el bebé a cuestas podréis superar mejor los frecuentes escalones, tramos rocosos y desniveles.

Llevar buen calzado. Aunque podáis acabar tumbados en la arena de la playa, siempre es preferible llevar un calzado cómodo para recorrer la mayoría de tramos.

Preparad los bañadores y la protección solar. En la mayoría de caminos de ronda encontraréis lugares muy tentadores para bañaros. En época de calor, el bañador y la toalla son imprescindibles. No olvidéis llevar crema solar, gorra y gafas de sol. No siempre encontraréis una buena sombra para protegeros.

Agua. En algunos tramos hay algún bar o chiringuito donde tomar algo, pero no conviene arriesgar. Llevar agua siempre es una buena idea.

La cámara de fotos, siempre a mano. Podéis hacer fotos preciosas de la Costa Brava con vuestro móvil o cámara de fotos. Los niños también se divertirán disparando y descubriendo paisajes de foto. No olvidéis compartirlas con la etiqueta #incostabrava.

Twitter