Pesebres vivientes Del 01/12/14 al 07/01/15.

Votos
12345

Los pesebres vivientes te proponen un recorrido solemne y emocionante, habitualmente al anochecer, que te lleva por distintos rincones del pueblo.

Cuando se acercan las fiestas de Navidad, en numerosos hogares no falta el  pesebre, una representación de la noche de Navidad en Belén. Con los ríos de papel de aluminio y la vegetación de musgo, las tradicionales figuritas recrean la escena del nacimiento, con el Niño Jesús como protagonista, acompañado, principalmente, por la Virgen, san José y los Reyes Magos.

En muchos pueblos de Girona, los pesebres también salen a la calle. Son los pesebres vivientes, en los que sus protagonistas, de carne y hueso, representan escenas navideñas de los evangelios. El vestuario de la época y todos los elementos accesorios están cuidados al detalle para transportarnos a la época de estas escenas costumbristas, históricas y bíblicas.

Los pesebres vivientes te proponen un recorrido solemne y emocionante, habitualmente al anochecer, que te lleva por distintos rincones del pueblo. El circuito marcado te hace avanzar, de escena en escena, por los entornos más emblemáticos de cada localidad, en ocasiones por núcleos antiguos medievales y en otras por las afueras, en plena naturaleza.

Si quieres recorrer este interesante itinerario navideño, puedes escoger entre un buen número de poblaciones de la Costa Brava y el Pirineo de Girona donde esta tradición se mantiene viva de generación en generación: Amer, Castell d’Aro, Bàscara, Fontcoberta y Vilavenut, Brunyola, Joanetes, Santa Pau, Pals, Avinyonet de Puigventós, Bescanó, Flaçà, Llers, Peralada, Puigcerdà, Riudaura, Santa Cristina d’Aro, Celrà, Tossa de Mar y Navata.